Novedades

Todas las Cosas Ayudan a Bien

Romanos 8:28 y 37 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a Su propósito son llamados. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Principio Bíblico

El Primer principio bíblico que el apóstol Pablo estable dice: Que no hay ya condenación alguna para los que están en Cristo Jesús, porque la Ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús nos libró del pecado y de la muerte. Por eso, somos más que vencedores. Porque las tendencias carnales son muerte, pero las tendencias del espíritu son vida y paz. Todas las cosas ayudan a bien.

La afirmación fundamental del apóstol Pablo de infundir ánimo a los cristianos ante la certeza de nuestra futura glorificación; es la razón alegada ahora según el versículo 28; es que Dios, en cuyas manos están todas las cosas, “todo lo endereza para nuestro bien”. En otras palabras: Dios lo quiere, y a Dios nada le puede resistir. Es éste, desde luego, el primero y radical principio del optimismo cristiano. 

Pero ¿A quiénes lo aplica el apóstol Pablo? Sin ninguna duda se cree que aplica a todos los cristianos en general, que son de quiénes se está hablando en los versos (1,14, 23 y 27). A ellos, y no a una categoría especial dentro de los cristianos, se refieren a las expresiones “a los que aman a Dios” y “a los que son llamados según sus designios” .

Hay cristianos pecadores que no aman a Dios, y Pablo lo sabe de sobra según (1ª Corintios 5:1, 1ª Corintios 6:8, Gálatas 5:10; 1ª Timoteo 1:20); pero esos ya mencionados fuera de la perspectiva, y sólo se fija en el cristiano como tal, que procura cumplir sus obligaciones de acuerdo a la ley establecida por Dios. Somos más que vencedores.

A Quién se Refiere

El término “llamados según sus designios” no es exclusivo de “los que aman”, sino que se refiere a los mismos seres humanos y con la que puede resaltar la iniciativa de Dios para llegar a nuestra condición de cristianos. Por eso, en la terminología de Pablo son “llamados” aquellos que han recibido de Dios el llamamiento a la fe y han respondido a ese llamado; por consiguiente, todos los cristianos son llamados, y los son según sus designios; pues es Dios quien en un acto eterno de Su voluntad ha determinado concederles ese beneficio sobrenatural. 

Estamos hablando de una categoría privilegiada de cristianos en esos “llamados según sus designios”, algo así como llamados-elegidos (predeterminados, que obtendrán ciertamente la glorificación anhelada).

Clarificando los Conceptos

Aterrizando estos términos a nuestra situación actual, nosotros como cristianos, tenemos el privilegio de estar bajo la cobertura de Dios. En otras palabras, tener la conciencia de que, aunque estemos atravesando la situación más adversa; Dios está en control.

Traducido en un lenguaje sencillo, podemos decir: “Todo obra para bien”. Estamos hablando de cosas actuales como la pérdida de un trabajo, quiebra financiera, pérdida de un ser querido, diagnóstico de una enfermedad crónica, contraer el COVID-19, entre otras situaciones de gravedad.

Conclusión

Debemos de entender que cuando lo hemos perdido todo, sólo nos queda nuestra fe en Dios. Y esta fe es más que suficiente para cambiar nuestro entorno de calamidad y desesperanza. Por eso, a los que aman a Dios todas las cosas le ayudan a bien. ¿Por qué? Porque es Dios quien sabe nuestro final y tiene el control absoluto de todo lo que nos pueda estar aconteciendo. Si no, pregúntale a Job quien lo perdió todo. Pero su declaración, su convicción y su humillación, lo hicieron elevarse a los niveles requeridos por Dios.

Finalmente, cuando entiendas que a los que aman a Dios todas las cosas le ayudan a bien; entonces podrán estar preparado para enfrentar cualquier adversidad que se interponga en tu camino. Somos más que vencedores.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *