Novedades

Teniendo Confianza en Jehová

Isaías 54:17 Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová.

Contexto Histórico

El contexto histórico de este pasaje, nos habla del anuncio de Jehová de dar un futuro glorioso a Israel movido por la situación en que se hallaba. La futura restauración y alianza con Jehová se basarán en unas relaciones cordiales entre ambos, como consecuencia del cumplimiento, por parte de Sión, de los enunciados de justicia y de amor para con Dios. La paz generada por el ejercicio de poder futuro, se basará en que todos ellos serán adoctrinados por Jehová. Todo esto lo aprenderán, teniendo confianza en Jehová.

Como resultado de esto, los nuevos ciudadanos de Sión tendrán una profunda conciencia de su vinculación a Dios, quien los ha adoctrinado, y de sus deberes tanto éticos como religiosos, y de ahí surgirá la paz ansiada, basada en la rectitud moral llamada justicia, la cual será el fundamento real de la nueva Sión. Y por haber cumplido sus deberes como hijos, Sión será libre de opresión, de terror; y libre de las intervenciones de la mano justiciera de Dios, que castiga a Su pueblo cuando transgrede Sus mandamientos sagrados.

Los Enemigos como Instrumentos de Justicia

Si algún enemigo se atrevía a atacarlos, no sería como antes, de parte de Dios (“No es de parte Mía”). Tanto los asirios, como los babilonios, que habían llevado en cautividad a Israel, eran en realidad instrumentos de la Justicia Divina para castigar las infidelidades del pueblo elegido; por eso, eran realmente enviados por Dios, y precisamente por esta situación lograban vencer al pueblo de Dios.

Pero, de ahora en adelante no será así, pues quien ataque a Israel será por iniciativa propia, y, como consecuencia, tendrá que enfrentarse con el poder de Jehová, quién protege a Su pueblo; porque quien te ataque, caerá ante ti.

Finalmente, vemos que todo está en las manos de Jehová, ya que tanto el herrero como el que forja las armas, como el que la maneja para sembrar la ruina en los ejércitos, y el destructor para aniquilar, están sometidos a Su imperio. Sión, pues, no debe temer, ya que Él hará fracasar al industrial que fabrica las armas y al guerrero que las maneja. Te animo a vivir teniendo confianza en Jehová.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *