Novedades

Los Beneficios de Confiar en Dios

El que habita al amparo del Altísimo y mora a la sombra del Todopoderoso (Salmo 91:1). Este salmo expresa que el Fiel se encuentra a la sombra de la protección divina como el huésped en casa bien abastecida y segura. El Omnipotente pone a disposición de sus fieles a los ángeles para que les guíen y protejan. Dios no abandona a los suyos. No hay retribución en la tumba, por eso urge la necesidad de que la protección divina se extienda en esta vida al fiel.

Hay una promesa fiel para cada uno de nosotros cuando se nos dice: “Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá y debajo de sus alas estarás seguro. Escudo y adarga es Su verdad. No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande es oscuridad, ni mortandad que el medio del día destruya (Salmo 91:3-6).

Este salmo habla de la protección dada por Dios al que confía en su providencia. Enfatiza acerca de las seguridades conferidas a los que confían en Dios. El salmista reconoce la fidelidad de Dios cuando dice, que debemos de confiar en Dios para evitar no morir de la peste, la guerra o el hambre, ni estar al abrigo necesariamente de las desgracias de la vida.

En el caminar cristiano, esta vida está condicionada a las exigencias de la eterna, y, por lo tanto, Dios puede permitir que sus fieles sufran aquí toda clase de calamidades, con tal de preservarlos para el más allá.

Por eso la Providencia divina vela paternalmente por el fiel que confía en ella, y, en consecuencia, le salvará siempre de muchas situaciones de peligro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *