Novedades

La Vida de Nuestro Señor Jesús

Apocalipsis 19: 10 “Yo me postré a sus pies para adorarle. Él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la Profecía. La Vida de nuestro Señor Jesús.

Apologética, defendiendo nuestra fe

Continuando con la vida de nuestro Señor Jesucristo. Podemos decir, que nuestra mejor arma es el espíritu de la profecía que declaró el nacimiento, vida, ministerio, muerte y resurrección de Jesús muchos años antes de que hiciera Su aparición en la historia de la humanidad. Ninguna religión ha podido escribir acerca del nacimiento de su líder y fundador mucho antes de que naciera. Nosotros si podemos presentar las verdades del cristianismo conforme a las Escrituras. La Vida de Nuestro Señor Jesús.

Estudiando la Biblia, inmediatamente podemos detectar las doctrinas falsas de los paganos y tener los argumentos para afirmar lo que Cristo declaró con relación a que Él Es el Hijo de Dios. Podemos estudiar la Santa Palabra de Dios y encontrar pruebas irrefutables de que toda la vida de Jesús fue profetizada antes de Su nacimiento.

Las Profecías de Isaías acerca de la vida Jesús

El profeta Isaías, quien vivió durante los reinados de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Judá, contiene las profecías que él escribió acerca de Jesús. Él vivió y profetizó desde el año 750 a. C. hasta el 690 a. C aproximadamente. La autenticidad de este libro quedó demostrada de una manera increíble al encontrar los manuscritos del mar Muerto, los cuales contienen el 75% del contenido del libro de Isaías. Al contener exactamente el mismo texto que la versión inglesa autorizada, se comprueba en forma concluyente que el texto original no ha sido alterado como algunos afirman. La Vida de nuestro Señor Jesús.

El libro de Isaías nos habla de una forma detallada de las profecías concernientes a la vida y ministerio de Nuestro Señor Jesucristo sobre la tierra. Dichas profecías se cumplieron 700 años después de que fueran dadas por el profeta Isaías.

Concepción de Jesús

Encontramos en Isaías 7:14 lo siguiente: “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Enmanuel”. Enmanuel significa “Dios con nosotros”, mostrando claramente que el que nacería, sería nada menos que el “Hijo de Dios”.

Anunciado desde el Vientre de su madre

El arcángel Gabriel dio el anuncio del nombre de Cristo cuando aún estaba en el vientre de su madre María (Mateo 1:21). Isaías 49:1: “Oídme, costas, escuchad, pueblos lejanos. Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre memoria”.

La Existencia de nuestro Señor Jesús

Isaías 9:6 nos dice: “Porque un niño es nacido, hijo no es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará Su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”. Una vez más, vemos la afirmación de que el niño que nacería es Dios. Pero, la verdadera clave la encontramos en Isaías 7:15: “Comerá mantequilla y miel, hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno”. Vemos la transformación de Jesús; pasando de ser un niño a ser un hijo. Aquí la mantequilla es la abundancia de la leche, cuyo significado espiritual se refiere a las doctrinas elementales de la Palabra de Dios (Hebreos 5:12, 6:1-3 y 1ª Pedro 2: 2). Mientras que la miel nos habla de revelación, por lo tanto, se refiere a la iluminación del Espíritu Santo, por lo menos en este contexto (1º Samuel 14:27 y Efesios 1:17-18).

A través de este proceso, Cristo se convierte en el probado y maduro Hijo de Dios, quien es designado como el Príncipe de Paz. Esto nos habla de la naturaleza del cristianismo. Significando que Cristo nos da paz con Dios. Y esa paz que Él nos da, es la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, y es capaz de guardar nuestras mentes y corazones en el amor de Dios.

La Vida de Nuestro Señor Jesús

Finalmente, encontramos en la Biblia la declaración en la cual Dios expresa Su Plan de Redención para toda la humanidad. Y es a través de Su Hijo Jesús. Solo Dios tenía un Proyecto de Redención para el hombre caído, y lo expresa en Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Este Plan Eterno fue diseñado por Dios antes de la fundación del mundo, así lo describe en Su Palabra, la Santa Biblia. Por esta razón, seguiremos profundizando con relación a la persona de Jesús, cuya vida estuvo marcada con un testimonio que mostró que en realidad Él era el Hijo de Dios. Quien se mostró triunfante al vencer en la cruz a todo principado y a toda potestad, exhibiéndolos públicamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *