Novedades

Jehová Es Tu Guardador

Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra. No dará tu pie al resbaladero, ni se dormirá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. Jehová es tu guardador; Jehová es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche. Jehová te guardará de todo mal; Él guardará tu alma. Jehová guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre (Salmo 121:1-8).

La Seguridad de Protección

Este salmo nos habla de la seguridad que podían experimentar los peregrinos que se acercaban al santuario de Jehová, del que procede la protección sobre los fieles judíos. Ellos podían emprender la dura marcha amparados bajo la sobra protectora del Dios de Israel, seguros de que ninguna situación peligrosa les ocurriría, porque la protección del Todopoderoso velaría por ellos. Jehová Es Tu Guardador.

En este salmo, el salmista recoge todos los pensamientos y los anhelos de los peregrinos de Sión para inculcarles confianza al emprender el viaje hacia el lugar santificado por la presencia de Jehová. En el salmo se puede apreciar las exhortaciones mutuas de los peregrinos que se lanzan por el camino de la santa ciudad, esperando ver pronto los montes sobre los que descansa el santuario de Dios de Israel, desde donde mantiene vigilancia sobre los fieles para que nada peligroso les sobrevenga.

Una Declaración de Confianza

El valor literario de este salmo es reconocido por los comentaristas, resaltándose la confianza infantil y total en la Providencia divina. Las voces de los fieles animándose por palabras de fe y de esperanza son evidentes, mientras se dirigían hacia Jerusalén para cumplir una vez más su demostración de devoción y su relación con Jehová el Dios de Israel y con cada israelita de una manera individual, como Su guardián a través de todas las vicisitudes de la vida.  

En la colina de Sión, descansa el trono de Jehová. Justamente, desde el santuario de Jerusalén provendrá el socorro a los piadosos que confían en Su Dios, quien Es el hacedor de los cielos y de la tierra. Con esta declaración el salmista siembra la confianza entre los fieles creyentes, que podrían dudar al exponerse a los peligros de la dura peregrinación.

Pero finalmente, vemos que el Creador, con Su omnipotencia, les garantiza Su divina protección. Él será tan solicito que no permitirá que resbalen sus pies. Jehová es un centinela que no duerme, sino que constantemente está velando por los intereses de Sus fieles y los que confían en Su providencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *