Novedades

Dios Es Nuestro Protector en Todo

Declaración del salmista

Salmo 27:1 dice: “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?”. En la oscuridad y en las tinieblas que rodean las pruebas de nuestra vida, la única luz que es verdadera, es la de Nuestro Señor, quien es la luz del mundo. Sólo en Él encontramos el oportuno refugio, pues Es la única fortaleza que nos puede proteger de nuestros enemigos. Dios es nuestro protector en todo.

El salmista pudo expresar con la más firme convicción: “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno porque Tú estará conmigo (Salmo 23:4)”. David confiaba en Dios. Sabía que Dios estaba con él y lo protegía en todo momento. Dios es nuestro protector en todo.

El Salmo 27 fue escrito por David, el rey más famoso de Israel. Pero David enfrentó muchos peligros antes de llegar a ser rey. Sufrió varios intentos de asesinato, vivió como forajido, le persiguieron ejércitos y luchó en muchas batallas. Su vida estaba en constante amenaza, pero David se sentía seguro.

David estaba Seguro en Dios

Sin embargo, él sabía que Dios es mucho más grande que cualquier amenaza. En los primeros versículos de este Salmo vemos la confianza total que David tenía en Dios, fruto de las experiencias de su vida. Él había experimentado el poder salvador de Dios, su ayuda y cuidado en momentos de gran riesgo. Había vivido grandes momentos con Dios por lo que su confianza en Él era absoluta. Sabía que Dios lo ayudaría en medio de cualquier situación.

Un llamado de Atención

La reflexión para todos los que están en el mundo, y sufren los horrores de la pandemia del coronavirus es; que se miren en el espejo David, para que puedan ver cómo él pudo enfrentar cada situación de peligro que amenazó su vida. Y Para que puedan entender que sólo en el Señor están seguras y confiadas nuestras vidas. Dios es nuestro protector en todo.

Entrégale tu vida a Él; porque si lo haces, tendrás la garantía de habitar bajo la sombra del Omnipotente y la esperanza de ser guardado de la plaga destructora. Porque Sus oídos siempre están atentos a tu clamor.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *