Reflexiones

Dios Es Nuestra Única Esperanza

Jehová-es-nuestro-amparo-y-fortaleza. 2

La antesala del fin

En el libro de Mateo los discípulos de Jesús le hicieron una pregunta muy interesante. Los discípulos le preguntaron al Señor: “Dinos, ¿Cuándo serán estas cosas, y que señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? (Mateo 24:3b). El Señor dejó como señal una serie de eventos que tenía que evidenciarse, para que pudiéramos creer. Luego, entender que Jesús sabía a ciencia cierta que ocurría en el futuro.  Dios Es Nuestra Única Esperanza.

Jesús hace un señalamiento y una advertencia en torno a este tema. Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán (Mateo 24:4-5). Jesús sabía que muchos iban a ser engañados. Muchos buscando paz y seguridad seguirán a encantadores y agoreros. Hoy estamos frente a muchos que se dicen ser y no lo son. Hay un detalle que Jesús deja muy claro en su exposición cuando dice: “Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin” (Mateo 24:6). Porque que miremos todo lo que está ocurriendo en el mundo en el día de hoy. A la luz de las palabras de Jesús; vemos que todavía no hemos llegado al fin. Hay una serie de evento ocurriendo a diario, pero Mateo 24:8 dice: “Y todo esto será principio de dolores”.

Dios Es Nuestra Única Esperanza

Tenemos que volver a la Palabra y refugiarnos en ella para encontrar el oportuno socorro. Es en los momentos de dificultad y en las situaciones de gran peligro; que nos acordamos que Dios existe. Esta expresión la encontramos en el Salmo 46. Aquí el salmista da por cierto de acuerdo a su experiencia, de que solo estamos amparados y guardados. Cuando estamos en las manos de nuestro Señor Dios.

Realidad Que Vive el Mundo Hoy

Cuando enfrentamos situaciones en nuestra vida, en las cuales no tenemos una solución; muchas veces nos sentimos impotentes. Cuando solicitamos ayuda, pero tampoco la recibimos. Entonces, nos invade la desesperanza y el temor. Jehová es nuestro amparo y fortaleza. Hoy el mundo está enfrentando uno de los peores problemas de salud registrado en toda la historia de la humanidad. Las potencias mundiales han sido sacudidas por este virus que no respeta status social, condición económica, raza, sexo, edad o nación. Científicos, especialistas y organismos internacionales de salud han reaccionado con impotencia ante la sorpresa del coronavirus, ya convertido en pandemia mundial. Medidas extremas han tenido que ser tomada para detener este fenómeno que se expande rápidamente cruzando fronteras y contagiando a todos los habitantes del globo terráqueo.  Dios Es Nuestra Única Esperanza.

Pero, el mundo se ha olvidado de Dios y de las advertencias que Jesús pronunció en el libro de Mateo 24:6-7: “Porque se levantará nación contra nación, y reino con reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares”. Jehová es nuestro amparo y fortaleza. Ante todos estos eventos que hoy sacuden al mundo, Dios nos recuerda lo que está escrito en el Salmo 46:1-2 “Dios es nuestro amparo y fortaleza. Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones”.

¿Qué gobernante tiene la solución inmediata para detener este espíritu de muerte que está rondando las naciones y cobrando víctimas con cifras alarmantes? ¿Qué solución inmediata tiene la Organización Mundial para la Salud que pueda ser efectiva en la menor brevedad de tiempo?

Pero el Señor nos dice en 2ª Crónicas 7:14 “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.

Dios da la solución a esta crisis porque sólo nos pide: Que nos humillemos, invoquemos, oremos, busquemos Su rostro y nos convirtamos de nuestros malos caminos.

Si el mundo decide volverse a Dios, entonces Dios “Sanará nuestra Tierra”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *