Reflexiones

Aspectos de la Fe Cristiana

Aspectos de la fe cristiana

Cuando Puedes Creer sin Ver

Ro.1:17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: “Mas el justo por la fe vivirá”. Partiendo de este verso, podemos ver claramente la importancia del elemento fe en la vida del creyente que decide acercarse al Señor con la firme convicción de que podrá alcanzar la meta final en su caminata espiritual. Como la define el Dr. Brian Bailey en su libro Pilares de la Fe: “La fe es el cimiento de nuestra experiencia cristiana (Ef.2:8)”, y es también la base para recibir, desarrollar y avanzar hacia la pureza (2ª P.1:5-8).

Vemos como la define el apóstol Pablo en el Libro de Hebreos 11:1 “Es pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. A la luz de las Escrituras la fe juega un papel determinante para poder alcanzar el cumplimiento del propósito de Dios en cada una de nuestras vidas. Por eso en necesario acercarse confiadamente al trono de la gracia… (He.4:16); es decir, con fe. Por eso la fe es un don de Dios. Veamos algunos aspectos de la fe. Aspectos de la fe cristiana.

Estableciendo el Concepto de Que es Fe

Es necesario establecer de una manera clara y determinada la diferencia que hay entre fe y creer. Gramaticalmente vemos que fe es un sustantivo y creer vemos claramente que es un verbo. Mientras creer se puede conjugar, fe no tiene conjugación en nuestra gramática. Cuando me refiero a sustantivo, estoy hablado de lo que se refiere a una persona, animal, una cosa o una idea. La fe no es más que una sustancia. Pero como ya he dicho, creer es un verbo. Que, a diferencia de la fe, indica acción o un estado del ser, algo que podemos hacer. Cuando pensamos en creer nos estamos refiriendo a una acción. Estamos hablando de asumir la posición de aceptar y tener plena confianza en lo que el Señor dice. Esta actitud involucra al corazón; sin embargo, notamos que la fe es una sustancia. Aspectos de la fe cristiana.

Con un ejemplo podemos ver claramente la diferencia. Veamos el caso de Pedro cuando le pidió al Señor que le permitiera caminar sobre el mar. Dice la Palabra lo siguiente: Mt.14:29 Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.  Todo iba bien hasta ese momento, sin embargo, dicen las Escrituras: Mt.14:30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Notamos claramente que Pedro tenía la fe que el Señor le dio para poder caminar sobre las aguas, pero la duda impidió que él pudiera mantenerse por encima de las circunstancias que le amenazaban. ¿Es nuestra fe suficiente? De ninguna manera.

Por eso el Señor le dice: Mt.14:31… ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Pedro creía con todo su corazón que podía hacerlo, no obstante, vemos que le faltó fe para mantenerse. Jesús pudo ver su falta de fe y reprochó a Pedro por esta acción de no creer lo suficiente.  Necesitaba que Jesús impartiera la fe a su corazón para que pudiera mantener no importando los fuertes vientos que lo azotaban.

Creyendo en lo que Dios dice

Es sumamente importante que tengamos la capacidad para creer lo que dice Dios cuando nos habla. No obstante, podemos ver que tan solo con creer no se genera, no se realiza, no se provoca el milagro que muchas veces deseamos. Creemos que Dios salva, pero la salvación no se realiza hasta que Dios ha puesto la fe sufriente dentro de nuestro corazón.   Cito Hch.6:31 Ellos dijeron:  Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tú casa. Cuando Dios pone fe en nuestro corazón; entonces, se produce el milagro.

Debemos de entender que el creer solamente no puede producir milagros, porque cuando creemos, estamos produciendo un acto de nuestra propia voluntad; pero la fe no, porque es divina. En resumen, la fe es una sustancia; sin embargo, el creer es realmente una actitud del corazón. El creer nos corresponde a nosotros como responsables, accionando en un acto de voluntad propia. Pero dependerá de Dios darnos la fe suficiente si está en su soberana voluntad. Creer es responsabilidad nuestra. Sin embargo, depende de Dios el querer darnos fe.

Entre el don de fe y el fruto de fe existe una diferencia muy basta. Si miramos a la luz de la Biblia, el don de fe se refiere específicamente a los milagros, sanidades y a la manifestación del poder de Dios. Pero el fruto de fe está íntimamente ligado con nuestro carácter y la relación que tenemos con el Señor. El don de fe es mejor conocido como “fe en acción”. El diagrama de los ocho pasos hacia la perfección y el poder, nos muestra que el fruto de fe es necesario para poder alcanzar la salvación. Pero vemos también al ascender en el lado izquierdo, que alcanzamos el amor, que es la cima de la perfección y la madurez cristiana. Aspectos de la fe cristiana.

Descendiendo al Otro Lado

El Señor no nos manda a quedarnos en la cima del monte, sino que debemos descender al otro lado, el cual representa nuestro ministerio y nuestra capacidad de poder fluir en el don de fe. Vemos el ejemplo de Cristo que no se quedó en el monte de Transfiguración, sino que bajó para proveer para las necesidades de la multitud que estaba en el valle (Mr.9.14-29; Lc.9.37-43). Y vemos que fue después que él descendió del monte que pudo hablar del poder extraordinario del don de fe y del poder que tiene Dios para nuestras vidas. Después que se ha alcanzado el amor en la cima del monte; entonces, hay que ver que ese amor puede hacer que el don de fe empiece a fluir y comience a obrar en nuestras vidas.

Por el fruto de fe somos conducidos al amor, el cual es capaz de liberar el don de fe para que opere en nuestras vidas. Vemos entonces, a Pablo hablar de la fe que obra por el amor (1ªCo.13:13). Podemos ver que a través del corazón compasivo de Jesús fluyó virtud para sanidad de la gente (Mt.15:32). Porque el amor moraba dentro de Su corazón notamos que Él pudo liberar fe para sanar a la gente.

El Don de la Fe es un Fruto del Espíritu

Como el don de fe es uno de los nueve frutos del Espíritu Santo de los que Pablo habla en Corintios, así el fruto de la fe es también uno de los nueve frutos del Espíritu Santo que nos habla Gálatas. (Ef.4:7; 4:12). El apóstol Pablo nos habla claramente y nos enseña cual es el equilibrio correcto que debemos de tener: Seguir el amor y procurar los dones (1ªCo.12:1; 12:31; 13:2). La verdadera señal de madurez según el apóstol Pablo consiste en gobernar primero nuestro carácter y luego perseguir el amor; anhelando con un gran deseo los dones espirituales con la finalidad de poder servir a otros. Aspectos de la fe cristiana.

La fe no es solamente un don, sino también un fruto del Espíritu Santo, y por ser un fruto tiene que desarrollarse, y crecer. Tiene diferentes etapas de crecimiento (Mr. 4.13-20; Lc.8.11-15). Estos niveles están representados por: El llevar más fruto a treinta, a sesenta y a ciento por uno. Es comparada con los tres niveles de productividad que Juan describe claramente en el capítulo quince: fruto, más fruto y mucho fruto. Todo esto está relacionado con las diferentes etapas de crecimiento de Marcos 4:28 que nos habla de: La hierba, la espiga y el grano lleno en la espiga.

Y finalmente todo esto lo podemos relacionar con el triple desarrollo del fruto, el cual corresponde a la fe que debe ser necesaria para morar en el Atrio exterior; después la fe necesaria para avanzar al Lugar Santo, y finalmente alcanzar la fe requerida para entrar detrás del velo, hasta llegar al Lugar Santísimo.

Estas tres etapas están relacionada e íntimamente ligadas con nuestra vida, y nuestra experiencia cristiana; y esto es una verdad particularmente en todo lo que se refiere al fruto de la fe.

Como Recibir el Don de Fe

Esto se explica de la siguiente manera; cuando nacemos de nuevo, tenemos el privilegio de recibir la fe de Dios en nuestro corazón en forma de semilla de mostaza (Mr.4.30-32; Lc.13.18-19). No debemos vivir toda la vida como una semilla de fe; aspiramos que nuestra fe crezca y que llegue a la madurez hasta convertirse en un árbol fuerte y grande que dé muchos frutos para Dios y su reino (el fruto de la fe).

En conclusión, al examinar los diferentes aspectos de la fe encontramos que: La fe es una sustancia. En la versión NTRV58 se define la fe como: He.11:1 Es pues la fe la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven. Sin embargo, creer es una acción, una decisión de aceptar y tener la plena confianza en todo lo que el Señor dice. Es una actitud que involucra al corazón. La fe es el fundamento de nuestra experiencia cristiana y la base para recibir, desarrollar y avanzar a la pureza. Creer es un verbo, un estado del ser; lo que hacemos.

El don de la fe se diferencia del fruto de la fe. Porque el don de la fe se refiere específicamente a milagros, sanidades y al poder de Dios obrando, mientras el fruto está relacionado con nuestro carácter y nuestra relación con Dios. Necesitamos desarrollarnos hasta llegar a la madurez espiritual sin la cual no alcanzaremos la estatura del Perfecto.

La fe depende básicamente de creer, ella nos prepara para la fe. Debemos de creer cuando Dios nos habla. Y confesar con nuestra boca lo que Dios no ha hablado.  Hay una condición que tiene que cumplirse de una manera efectiva, porque para tener fe, Dios tiene que dárnosla. Porque viene de lo alto, es divina y de la única manera que podemos tener fe es si Él nos la da, porque nosotros no podemos producirla. He.11:6Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”. Debemos tener bien claros los aspectos de la fe cristiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *